El Nuevo Mundo

Todas las formas de energía nacen con el objetivo de poderse manifestar, antes o después, en una dimensión aparente o material. Es lo mismo que ocurre con el pensamiento, la palabra, los sentimientos y las emociones que nacen de ellos.

Parece un acto de magia, y posiblemente sea así, son los restos de la mente creativa de aquellas divinidades que fuimos, y que hasta hoy hemos usado en modo completamente inconsciente, sin saber el bien o el mal que estábamos haciéndonos a nosotros mismos o a los demás.

Tomar conciencia de esta nuestra dote innata nos permitiría interrumpir la autodestrucción que, como raza humana, hemos venido haciendo desde nuestros origines, para empezar a usarla con un objetivo de amor, alegría, ética y justicia, direccionando nuestra intención hacia objetivos más útiles para nosotros y para nuestra propia evolución: la evolución de la conciencia.

A pesar de que hasta ahora nos hemos comportado siempre de esta manera autodestructiva, sé que hay cada vez más seres humanos que han comprendido en el profundo de sus corazones que no somos solamente humanos, sino que también poseemos una parte divina y que es importante que la usemos de manera consciente. Otros lo están comprendiendo ahora mismo y cada vez más se despertarán a la llamada del Nuevo Mundo.

Y es así que aquello que una vez fue pensado finalmente se ha manifestado.

Al viejo mundo le queda poco tiempo de estar en pie, ya que el inicio de esta primavera ha visto surgir un Nuevo Mundo de las profundidades del viejo, un Mundo cuya semilla fue plantada con la esperanza de que un día un grupo de seres, llegados de otros tiempos y de otras dimensiones, cultivaran y ayudaran a nacer el fruto con la energía del Amor para que Justicia Divina fuese finalmente cumplida. 

Y así ha sido, seres multidimensionales vestidos de carne y esparcidos por todo el Planeta han unido las fuerzas, como ya escribieron tanto tiempo atrás, respetando de esta manera el antiguo pacto que firmaron, testimoniando con su presencia de espíritu cómo el Nuevo Mundo se sacudía de encima las costras de inconsciencia que lo cubrían.

La Luz ha cumplido con su deber iluminando las tinieblas, indicando de esta manera el camino del amor a quien aún no había conseguido encontrarlo. Ahora ha quedado todo claro, todo ha sido ya definido y ninguno podrá parar lo que está ocurriendo. A partir de ahora lo menos que podemos esperar es la llegada de muchos más que sienten nacer con fuerza en sus corazones la semilla del amor.

Cuando los Hombres despiertan y juntos escriben en los cielos, los demonios y cualquier forma proveniente de los inframundos no pueden hacer nada más que transformarse o morir.

Y hoy sentimos desesperación, miedo y preocupación, aunque nada de esto nos pertenece en realidad: estamos sintiendo la derrota de aquellos que, por primera vez, se han visto a sí mismos, han visto el mal que han hecho hasta ahora y se dan cuenta, con grande shock, del tesoro que han perdido, su propia divinidad.

Por desgracia es así, ha habido una separación, una rotura entre los hombres, porque aquellos que no tienen nada que merezca la pena salvar vagan perdidos en los inframundos donde son el juguete de algún demonio y viven en el miedo del que está formado el viejo mundo, donde todo ha sido diseñado para consumirles completamente.

Mientras que aquellos que han sentido dentro de sí que la vida como la conocíamos hasta hace poco no tenía sentido, que llegar a la edad de la pensión sin fuerzas ni de pensar y con el cuerpo consumido es un error, que vivíamos como esclavos en una libertad de mentiras, todas estas personas han trabajado para cambiar su propia comprensión de la realidad, para agrandar los horizontes de sus mentes activando así su propia llama divina. Para ellos, para nosotros, el camino debe de ser aún construido, pero ajora tenemos la Luz que nos consentirá de Ver el mejor sitio donde poner los ladrillos del Nuevo Mundo que construiremos juntos, de manera que sus cimientos no desciendan nunca más en dimensiones oscuras. De esta manera el día de mañana podremos estudiar la Vida en todas sus manifestaciones, y también encontrar el modo de ayudar a aquellos que hoy no conseguirán dar este importante paso.

Hoy, en esta Tierra, seguiremos trabajando como testigos activos de este cambio, con la plena consciencia que nosotros somos los nuevos constructores de nuestro destino y de que nuestras semillas han nacido con fuerza y vigor. Esperamos la llegada de muchos otros, porque finalmente nos hemos deshecho del viejo y hemos creado espacio en nuestros corazones para los hermanos y las hermanas que llegarán.

Todo tendrá lugar como lo habíamos escrito, en aquel tiempo sin tiempo, del cual provenimos.

El amor y la fuerza ahora nos acompañan y son Uno con nosotros.

Alberto Allas
Blogger Gruppo Rebis

Pubblicato da Redazione Rebis

Membro gruppo esperti e gruppo redazione di Rebis.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

<span>%d</span> blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: