El Nuevo Orden Mundial del Amor

En estos últimos días me está rondando por la cabeza principalmente una pregunta:

¿Cómo será el mundo después de todo lo que está pasando?

Hoy finalmente la respuesta me ha llegado fuerte y llena de esperanza.

Es el momento de confiar en que la conciencia de los seres humanos se despierte del letargo en el que cayó hace mucho tiempo, y en el cual ha sido deliberadamente mantenida. Y espero que estos días nos sirvan a todos para reflexionar, para concentrar nuestras energías en lo que nuestro corazón anhela en lugar de dejar que nuestro destino venga decidido por unas pocas personas, como ha ocurrido siempre a lo largo de la historia. Sobre todo porque estas pocas personas han demostrado ampliamente que su interés no es el nuestro, no trabajan por el bien de toda la humanidad, ni mucho menos.

Respecto a quien nos gobierna hemos estado siempre un paso atrás. Han creado un sistema donde el desarrollo de la espiritualidad y de la conciencia no venían contemplados ya desde el principio, sin embargo lo que si que venía contemplado, y se han preocupado de que funcione hasta el minimo detalle, era la creación de un sistema basado en el culto al dios dinero, un mundo de economía y finanza basado en la triste, vacía y absurda competición, un sistema sin ninguna ética y con modelos de vida que nos obligan a correr cada día de nuestra vida para trabajar hasta 14 horas, las cuales muchas veces ni siquiera son suficientes… para llegar a casa al final del día sin aliento, sin la energía para poder dedicar a nuestra verdadera naturaleza, que es espiritual, ni siquiera una miga del tiempo que nos pertenece como derecho.

Hemos olvidado el verdadero significado de la vida, que solo el regreso a la simplicidad del alma puede devolvernos, hemos dejado de amarnos a nosotros mismos y a las Llamas Divinas que colorean nuestros corazones, y esto nos ha llevado automaticamente a dejar de amar al resto del mundo como inevitable consecuencia. Pero lo peor de todo es que, desde que esta triste amnesia tuvo lugar, los corazones de las personas comenzaron a helarse y todos empezamos a morir.

Y bien, en esta situación en la que nos encontramos hoy tenemos la oportunidad de ponernos un paso por delante de aquellos que siempre han decidido por nosotros.

Deberíamos de empezar a pensar cómo queremos que sea nuestra vida cuando toda esta tormenta pase.

Es hora de apagar los smartphones y también los televisores, de sentarnos cómodamente y de sentir nuestra respiración, y cuando la calma llegue a nosotros preguntarle a nuestro corazón:

“Y tú, querido, dime ¿qué necesitas para seguir latiendo por mí?”

No debemos tener miedo de las respuestas que nos llegarán, seguramente sacudirán cada gramo de nuestro ser, porque finalmente tendremos la certeza consciente de que como especie hemos cometido muchos errores, y no podemos continuar “yendo hacia adelante” como lo hemos hecho hasta ahora, es decir, con la cabeza gacha y sin hacernos preguntas, y solamente quejándonos cuando las cosas no van como nos gustaría. Porque el camino que estamos recorriendo hoy es el camino de la autodestrucción, y solo nosotros ciudadanos, padres, hijos, amigos, etc. … sabemos qué es lo que significa, en el fondo de nuestro ser sabemos que es así.

Todos sabemos que la mayoría de nosotros llevamos una vida llena de mil quehaceres que no nos permiten disponer de nuestro tiempo ni para escucharnos, ni para cuidar de nosotros mismos, ni siquiera para ocuparnos como deberíamos de nuestros seres queridos. Dificilmente encontramos el tiempo para vivir con simplicidad, para dedicar tiempo a una sana y constructiva conversación con qualquiera, para meditar sobre las cosas que nos pasan o que vivimos cada día, para vivir momentos de verdadera alegría. No tenemos tiempo para desarrollar todas esas cualidades humanas y espirituales que tanto necesitamos y que durante todo este tiempo no nos hemos concedido porque… nunca tenemos tiempo.

Pero ¿cuándo tendremos tiempo si no nos lo creamos?

Según vosotros si seguimos así, destruyéndonos a nosotros mismos, destruyendo el planeta y los seres que viven en él, justificando cada una de estas violaciones bajo el nombre de “evolución de la especie humana”, ¿a dónde llegaremos? Y si hoy, que estamos hablando de esto y que juntos nos estamos dando cuenta del problema que tenemos, no actuamos en consecuencia ¿cómo nos sentiremos después?

Creo que ha llegado el momento de que la especie humana aprenda a vivir como individuos soberanos que forman parte de un todo más grande, y la conexión con este todo la podemos encontrar sintonizando la frecuencia de nuestro corazón para escuchar lo que Él tiene que decirnos, porque solo de esta manera saldremos juntos de esta oscuridad en la que entramos hace mucho tiempo. Solo así como especie evolucionaremos de animales a Hombres y Mujeres Verdaderos.

Está en nuestras manos y es nuestro deber realizar un cambio para establecer el Nuevo Orden Mundial del Amor. Tenemos que volver a ser rebeldes, donde rebelde no significa violento. Debemos usar el Amor como Fuerza, y el Corazón como Inteligencia, para crear una autopista de Luz, ya sea para nosotros como para todos nuestros hermanos y hermanas, que ilumine lo que siempre ha estado delante de nosotros pero que con la cabeza gacha no podíamos ver:

Nuestro poder, Nuestra soberanía y Nuestra vida.

En estos días en los que muchos de nosotros estaremos en casa, o al menos tendremos más tiempo de lo habitual, os propongo un ejercicio que tendrá como propósito crear el Nuevo Orden Mundial del Amor, y lo construiremos juntos.
Ahora me dirijo a cada uno de vosotros para que después vosotros os dirijáis a vuestro corazón:

Durante el día, en varios momentos, procura escucharte a tí mismo y, dirigiendo toda tu atención hacia tu corazón, pregúntate:

  • ¿Cómo te gustaría vivir de ahora en adelante?
  • ¿Qué cambios introducirías en tu vida cotidiana?
  • ¿Y a largo plazo?
  • ¿Cómo te gustaría que fuera el mundo y qué mundo te gustaría dejar a tus hijos o aquellos que vendrán después de tí?
  • Si realmente quieres ver un cambio, ¿qué vas a hacer para cambiar tú mismo y como consecuencia el mundo?
  • ¿Qué valores perdidos te gustaría restablecer?

Si quieres puedes hacerte otras preguntas que consideres apropiadas y responderte.

Las respuestas pueden ser de todo tipo, simples o complejas, no importa (por ejemplo, me gustaría tener más tiempo y energía para estar con mi hijo en lugar de regañarlo cada día porque cuando llego a casa estoy tan cansado que no tengo energía y paciencia para jugar con él; o me gustaría una reducción de las horas de trabajo para poder dedicar más tiempo al desarrollo de mi espiritualidad y para poder ayudar a quienes lo necesitan… etc. …).

Estaré encantado de recibir tus reflexiones, respuestas o propuestas. Puedes escribirme a la dirección de correo electrónico: alberto.grupporebis@gmail.com; Tus ideas serán analizadas por nuestro grupo de estudio, al cual te invito a participar desde este mismo instante http://www.grupporebis.org

Tu ayuda para cambiar el mundo es fundamental y preciosa.

Gracias por tu contribución, sacaremos provecho de ella.

Alberto Allas
Blogger Gruppo Rebis

Traducido por Alberto Allas Bermejo

Pubblicato da Redazione Rebis

Membro gruppo esperti e gruppo redazione di Rebis.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: